Resumen general

En pleno corazón de la Travesía de la calle Laurel de Logroño, concretamente en el número 7, se sitúa este pequeño bar donde poder realizar un maridaje perfecto entre las tapas y el vino Riojano. Regentado por un matromonio jóven querían dar un lavado de cara y un aspecto más actual, por ello, se pintó todo el local en tonos claros combinando la paleta de colores en tonos tierra. Se aplicó un tratamiento especial a la barra de madera para rejuvenecerla y a la vez bajar el tono y se colocaron unos paneles decorativos para actualizar la imagen. Se alicata toda la pared longitudinal hasta media altura utilizando el mismo material del suelo para dar continuidad y sensación de amplitud. Consideramos que el nuevo TRISKEL es una visita obligatoria dentro de los bares de ésta zona.